dimecres

señales

Otórganos el preciado don del equilibrio.
No más rincones en la mente, no más lanzas.

Será
cuando vuelva a abrir tu puerta
que diga no hay heridas.

Esther Albert, Ariadna o el señor Q.

1 missatges al contestador:

Anònim ha dit...

He leído el libro en su original catalán y en su traducción castellana y es magnífico en ambas versiones. ¿Alguien sabe quién lo tradujo? ¿Y si hay algún otro libro de Esther Albert que pueda correr a comprar?

Felicidades por la elección.

Publica un comentari a l'entrada